Pasos hacia la abundancia

40 Días de conexión espiritual 2023

Día 23,

No solo de pan vive el hombre decía Jesús, existe una abundancia material, que es un estado donde damos prioridad a lo humano. Si no tenemos el pensamiento adecuado sobre nuestra fuente de abundancia, nos sentiremos en escasez a pesar de tenerlo todo. La abundancia no depende de la cantidad sino de la creencia, si nuestra creencia principal es “no hay suficiente” o “no soy suficiente”, siempre estaremos en ansiedad, buscando valor por medio de lo que hacemos o tenemos. Existen personas con mucho que sienten que no tienen suficiente, y otras con poco que sienten que tienen más de lo necesario. Abundante no es el más que tiene, sino el menos que se apega a lo que tiene y el más que da y agradece. Una persona apegada al dinero, no puede ser generosa ni auténtica, porque el miedo a perder su seguridad va a interferir en sus elecciones, las cuales siempre girarán en beneficio propio, aunque muestre al mundo lo contrario. 

El apego al dinero llevó a Judas a vender a Jesús por 30 monedas de plata. 

“Más fácil entra un rico al cielo que un camello por el ojo de una aguja.” El ojo de una aguja, en ese tiempo se refería a un pasadizo angosto entre dos montañas, la única forma de pasarlo era soltando las cargas del camello. Esto es una metáfora y no literal, como se ha tomado.

El cielo en la tierra, no es un lugar sino un estado de conciencia de paz y agradecimiento. Una creencia equivocada, es que la riqueza o la pobreza cambian nuestros valores y nos hacen mejores o peores, en realidad el apego al dinero, sea rico o pobre es el problema. Las guerras suceden por apego, por controlar las riquezas, lamentablemente, estas guerras en muchas ocasiones, han utilizado la religión como justificación. 

De nada sirve que una persona gane en este mundo todo lo que quiera, si al fin de cuentas pierde su vida. Y nadie puede dar nada para salvarla. Mateo 16:25

Existen algunas realidades en la vida y en la economía mundial, pero la buena noticia es que no tienes por qué repetir los errores de pensamiento que crearon la escasez del pasado. En mi libro Los Ciclos del Alma comparto algunas semillas de abundancia, aquí un adelanto.

1-    Revisa tus creencias sobre la abundancia y el dinero. La abundancia no es tener dinero, es disfrutar de lo que tienes, sea mucho o poco y que no intervenga en tus relaciones y decisiones de forma negativa. El dinero no daña a las personas, sólo puede incrementar una cualidad negativa preexistente.

2-    Sé diligente al administrar los bienes. El no querer ver una situación no hace que desaparezca, sea que necesites cobrar, pagar o invertir. Siempre digo que perder es un aprendizaje, si no podemos administrar 100 dólares, tampoco sabremos administrar mil.  Una lección importante de una amiga de la India decía: “¿Porqué en América usan tantas tarjetas de crédito? Si no tengo para comprarlo, no lo compro.” No compres por impulso ni para demostrar.  Busca ayuda si la necesitas y prepárate para administar y recibir más.

3-    Simplifica un poco, deja ir todas esas cosas que no necesitas, que no disfrutas, y que sólo te roban tiempo, energía y finalmente dinero, incluyendo propiedades, negocios, amigos por interés y hábitos. Asegúrate de no comprar para mostrar, por ejemplo, esas pertenencias que mostramos en internet. 

4-    Mira si la vocación que estás ejerciendo verdaderamente te apasiona, el estar en el trabajo o el camino del alma equivocado es la causa más grande de perderlo.

5-    Cambia la forma de ver el mundo, en vez de tener ansiedad sobre cómo vas a pagar tus cuentas, utiliza esta energía para preguntar ¿Cómo puedo servir y crear, y al mismo tiempo ganar, por medio del talento que disfruto? Ese talento de cocinar o tejer, puede hacer una diferencia.

6-    Dar a otros y ayudarles a mejorar sus vidas sin esperar nada a cambio y aunque no tengas, es el secreto de la abundancia. Si tienes un dólar, da 10 centavos. En cambio dar por culpa o para recibir, dar lo que sobra o por reconocimiento, es el secreto de perderlo.

7-    Agradece y entrega a Dios tus bienes, son sólo energía en movimiento. El agua que no corre se estanca y crea mal olor, el dinero que no corre deja de tener vida.

8- Deja ir la envidia, cuando estamos ocupados en nuestro propio propósito no hay tiempo de mirar al lado. 

Siempre recuerda ser responsable con lo que Dios te da pero no te aferres ni sufras por pertenencias que son sólo prestadas. Da más importancia a las relaciones personales, de todos modos algún día partirás y todas esas “pertenencias” se quedarán.

Agradece lo que tienes, no te enfoques en los logros ajenos, todos venimos con experiencias únicas.

La verdadera abundancia es confiarla a Dios plenamente, decía Jesús: 

“Fíjense en los pájaros, que no siembran ni cosechan ni andan guardando comida, y el Padre celestial los alimenta. ¡Para él ustedes valen más que cualquier ave! Además, ¿qué gana uno con preocuparse?; ¿podemos acaso alargar nuestra vida aunque sea una hora? ¿Para qué preocuparse de la ropa? ¡Miren los lirios del campo, que no tejen su propia ropa, y ni aun Salomón con todo su esplendor se vistió jamás con tanta belleza. Si Dios cuida tan admirablemente las flores, que hoy están aquí y mañana se queman en el fuego, ¿no los cuidará mucho más a ustedes, hombres de poca fe? Por eso, no se anden preocupando por la comida o por la ropa…” Mateo 6,26

Ora hoy como el Padre Nuestro: “Dame hoy tu pan de cada día”, o sea mira el ahora, y no mires con ansiedad el mañana. 

Dios quiere que tengamos una vida abundante, lo que quizás no signifique lo mismo que dicen algunos tele-evangelistas, la abundancia de corazón y el cielo (estado de paz y agradecimiento) no puede comprarse. 

Sobre los que somos llamados a un propósito de vida. Lo importante es la fe, y la fidelidad, que al final significan lo mismo porque ambas vienen de la palabra fides. 

El dinero no nos hace sabios. 

No muchos de ustedes son sabios, según criterios meramente humanos; ni son muchos los poderosos ni muchos los de noble cuna. Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos. 1 Corintios 1,26

Amado, ruego que prosperes en todas las cosas así como prospera tu alma, y que tengas una buena salud. 

3 Juan 1,2

No sólo de paz vive el hombre decía Jesús, necesita estar acompañado de amor. 

Si no tengo amor, de nada me sirve hablar todos los idiomas del mundo, y hasta el idioma de los ángeles. Si no tengo amor, soy como un pedazo de metal ruidoso; ¡soy como una campana desafinada.!

1 Corintios 13

Gracias por acompañarme en estos 40 días. Si no te has inscrito en mi página, hazlo para recibir inspiración y noticias sobre eventos Estas y otras lecciones son de mi libro Los ciclos del alma. Para copias firmadas en EEUU. ir a Barnes & Noble o a otras tiendas según tu país, es un buen regalo para el Día de las Madres.  Gracias por compartir estas lecciones en los medios sociales, pueden ayudar a otros a tener un poco de esperanza en este tiempo.

  1. Zaida Escalona says:

    Excelente la enseñanza que estás impartiendo de una forma fácil y actualizada a este tiempo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Sharon M Koenig /heaven on
earth publishing      
Derechos Reservados
®2020-22

Fotos MJ Magnum 
Canva 

Aunque los mensajes y el libro tienen la capacidad de aliviar el alma, las respuestas de la autora, el libro y su contenido no pueden diagnosticar ni sustituir un tratamiento o el consejo médico o profesional. Antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios espirituales o físicos consulte a su médico o terapeuta. Nunca interrumpa medicamentos o tratamientos sin la debida supervisión médica. Por favor, en el caso de una depresión, ya sea suya o de alguien cercano a usted y en especial cuando observe que se tienen pensamientos suicidas o de incapacidad de manejar su vida o sus emociones, acuda inmediatamente a un familiar y busque ayuda profesional, ya que estos comportamientos, reflejan una emergencia y es importante recurrir a ayuda inmediata.

política de privacidad

Inscríbete para recibir noticias e
inspiración.

    Blog