Día 39, El regalo del servicio

40 Días

Dios nos da todo por Gracia. Nosotros necesitamos dar a otros, al imitarlo. La humildad, en un mundo que promueve ventajas, auto-promoción, éxitos y logros, hace que las palabras de Jesús sobre servicio, y ser el último en la fila, se queden en oídos sordos. Las madres igualmente, pecamos de dar todo a nuestros hijos, de buscarle ventajas y asegurarnos que sean primero, pero se nos olvida la lección de servir. Ya vimos unos casos donde unas madres hasta pagaron millones para que sus hijos pudieran entrar a universidades sin tener los méritos ni pasar los esfuerzos (tomar el cadiz). Igualmente muchos quieren los beneficios sin hacer el esfuerzo, es por eso que se ve la criminalidad y el buscar dinero fácil, en otras palabras, robar o vender drogas.

¿Cómo servir a Dios? Si ya Dios es Todo. La manera más alta de servir a Dios, es al ayudar a otro. No sólo económicamente. Esta Semana Santa lo mejor que podemos hacer además de agradecer a otro, es dar compañía (aunque no física por la pandemia), aliento. Dar esperanza. Brindar un regalo, una comida, un dulce. Llamar a pedir una disculpa a decir una linda palabra. Colocar una oración por otro…

“Porque tuve hambre, y me diste de comer; tuve sed, y me diste de beber; fui forastero, y me recibiste; estaba desnudo, y me vestiste; enfermo, y me visitaste; en la cárcel, y viniste a verme.” “En verdad les digo que lo que hagas por uno de estos hermanos míos, aun a los más pequeños, a mí lo haces.”

Mateo 25,35

Nuestro privilegio más grande es servir, al repetir la oración de San Francisco de Asís.

Hazme un instrumento de tu Paz

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que donde hay odio, yo ponga el amor.
Que donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que donde hay error, yo ponga la verdad.
Que donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que donde haya desesperación, yo ponga la esperanza.
Que donde haya tinieblas, yo ponga la luz.
Que donde haya tristeza, yo ponga la alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, como consolar,
ser comprendido, como comprender,
ser amado, como yo amar.

Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
es perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna.

San Francisco de Asís

Esta semana busca una manera de servir, no tiene que ser complicado.

Gracias por acompañarme en estos 40 días. Si no te has inscrito en mi página, hazlo para recibir inspiración y noticias sobre eventos, y esta primavera recibirás un e-book gratis, que es una guía para un nuevo comienzo que llegará al final de la Cuaresma. Estas y otras lecciones son de mi libro: Los ciclos del alma. Gracias por compartir estas lecciones en los medios sociales a continuación, pueden ayudar a otros a tener un poco de esperanza en este tiempo.

  1. Judith says:

    Mi lema
    De vida
    “El que no vive para servir , no sirve para vivir” MTDC
    Gracias Sharon ❤️

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Sharon M Koenig /heaven on
earth publishing      
Derechos Reservados
®2020-21

Fotos MJ Magnum 
Canva 

Aunque los mensajes y el libro tienen la capacidad de aliviar el alma, las respuestas de la autora, el libro y su contenido no pueden diagnosticar ni sustituir un tratamiento o el consejo médico o profesional. Antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios espirituales o físicos consulte a su médico o terapeuta. Nunca interrumpa medicamentos o tratamientos sin la debida supervisión médica. Por favor, en el caso de una depresión, ya sea suya o de alguien cercano a usted y en especial cuando observe que se tienen pensamientos suicidas o de incapacidad de manejar su vida o sus emociones, acuda inmediatamente a un familiar y busque ayuda profesional, ya que estos comportamientos, reflejan una emergencia y es importante recurrir a ayuda inmediata.

política de privacidad

Inscríbete para recibir noticias e
inspiración.

    Blog