Día 6, El poder de la oración

40 Días

Orar es saber, tener certeza de que eres escuchado y respondido. Así oraba Jesús, con convicción, cuando decía: “Gracias Padre porque siempre me escuchas”, y agradecía antes del milagro. Dios ya conoce lo que necesitamos, pero el fin de la oración es tranquilizar y purificar nuestra alma, para hacernos capaces de recibir los divinos beneficios que se nos conceden de una manera espiritual. Orar es conectarte a la divinidad, abrir un canal para recibir sus dones. El poder de la palabra es tal que por medio de ella Dios creó el mundo, la palabra que se usa en Génesis es el Logos, la mente y la palabra. Dios responde a nuestras oraciones hasta en silencio, porque siempre está preparado para darnos Sus regalos, solo que muy a menudo somos nosotros los que no siempre estamos preparados para recibirlos, como cuando colocamos nuestra atención en el miedo y la duda.

Es conveniente orar más con las acciones que con las palabras.

Decía San Agustín, Homilía

A la hora de orar, no es necesario utilizar muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seas como ellos, pues su Padre sabe lo que les hace falta antes de pedirlo. Mateo 6,7

El error más grande al orar, es presumir que algo nos falta, dudar que vamos a recibir lo necesario, pero orar con fe es tener certeza de que ya Dios ha escuchado nuestra necesidad y que nos dará lo mejor posible, a pesar de nosotros, porque cuántas veces queremos algo que más tarde vimos que era equivocado. Agradecer a Dios de antemano, porque vive fuera del tiempo, ya Dios vio el presente, pasado y futuro.

No te preocupes

Lucas 12,27

Miren los lirios en el campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; pero les digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe!…

—Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán; ni por su cuerpo, con qué se vestirán. La vida tiene más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa. Fíjense en los cuervos: no siembran ni cosechan, ni tienen almacén ni granero; sin embargo, Dios los alimenta. ¡Cuánto más valen ustedes que las aves! ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? Ya que no pueden hacer algo tan insignificante, ¿por qué se preocupan por lo demás?

Fíjense cómo crecen los lirios. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. La oración es la afirmación de que Dios (sin lugar a dudas) te responde por medio de tu corazón. Tu parte está en tener fe, que no es solo creer sino entender sin lugar a dudas que somos hijos de Dios y que Su naturaleza es la nuestra y que es todo amor, abundancia, en fin que nada nos falte. Es nuestro derecho y cuando Dios lo da, es por Gracia. Nos toca estar dispuestos, presentes, imitar a Dios en nuestras acciones, actuar, escuchar y colaborar con el plan de Dios. Sin nuestro permiso, participación, invocación, humildad o determinación, se nos escaparán sus respuestas. Dios echa bendiciones de acuerdo al envase que tenemos, muchos tienen envases rotos, otros pequeños, pero demasiados ni siquiera saben que tienen un envase para recibir sus bendiciones. Dios no puede dar nada que no sea a través de nosotros, y Dios no puede darnos nada que no sea Él mismo.

Orar con fe, que es ser fiel, la palabra fe viene de fides, o sea fidelidad a creer en la Voluntad de Dios. Orar es colocar el pensamiento en Dios. No olvidar que Dios es todo bueno, indescriptiblemente poderoso, amoroso, y compasivo.

Tu sufrimiento no es necesario para su aprobación, o para tu salvación, menos para recibir Su amor.

Cuando invitamos a Dios, si le permites, Dios comenzará a mostrarte una mejor situación, sucede poco a poco, a veces por medio de información que llega por escritos o personas que van revelando una nueva realidad.

Escucha tu corazón, y no temas ver lo que necesitas cambiar. Ten fe en que Dios hará todo nuevo. A veces terminamos de resolver una situación y llega otra, pero los cambios son constantes y necesarios, siempre existe algo nuevo por descubrir de nosotros, por actualizar, mejorar y avanzar: se llama crecimiento y hasta en el Cielo continuaremos creciendo. No te sientas culpable ni te agobies. Solo observa, coloca tu atención en la abundancia de Su amor. Ora en silencio o en voz alta, Dios ya sabe tu situación; no necesita de nuestras instrucciones.

Ten fe, no dudes. Todo lo que pidas a Dios, creyendo, lo recibirás.

Jesús en Mateo 21

Jesús nos muestra la oración del Padre Nuestro, hacerla con fe.

La oración por medio de la fe, debe nacer de una certeza inquebrantable de que Dios te escucha y te dará lo mejor, como lo harías por tu propio hijo. Si logras entregar totalmente las condiciones del pasado, Su mejor voluntad para tu vida creará un presente y un futuro inimaginable. Confía, elige cambiar y suelta los fracasos del pasado. Olvida la duda y ten fe que en el nombre de Dios, todo cambiará para bien.

¡Bendiciones!

Inscríbete en mi página (si estás en móvil, ve al navegador), para recibir un ebook gratis que enviaré al final de la Cuaresma, es una guía para Un nuevo comienzo.

Aquí puedes compartir en la redes sociales:

  1. Judith Resendiz says:

    Que razón tienes! Gracias por tus sabias palabras!

  2. Fernanda Leonardo says:

    Gracias, las palabras que necesitaba leer en este momento!!!

  3. Nadia says:

    Gracias!!!! Muchas graciasssss

  4. Dalila BM says:

    Gracias!!! Por compartir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Sharon M Koenig     
Derechos Reservados
®2020-21

Fotos MJ Magnum 
Canva 

Aunque los mensajes y el libro tienen la capacidad de aliviar el alma, las respuestas de la autora, el libro y su contenido no pueden diagnosticar ni sustituir un tratamiento o el consejo médico o profesional. Antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios espirituales o físicos consulte a su médico o terapeuta. Nunca interrumpa medicamentos o tratamientos sin la debida supervisión médica. Por favor, en el caso de una depresión, ya sea suya o de alguien cercano a usted y en especial cuando observe que se tienen pensamientos suicidas o de incapacidad de manejar su vida o sus emociones, acuda inmediatamente a un familiar y busque ayuda profesional, ya que estos comportamientos, reflejan una emergencia y es importante recurrir a ayuda inmediata.

política de privacidad

Recibe inspiración