Día 5, Dame serenidad

40 Días

Vivimos en un mundo temporal. Temporal significa ‘lo que es del tiempo’. Todo cambia, todo pasa, todo se transforma. Mientras que en la Tierra existe el tiempo, en los mundos de Dios existe la eternidad, que según San Agustín de Hipona es un lugar donde no existe el tiempo. No es casualidad que a los huracanes también se les conozca como temporales, y es que, aunque pueden causar estragos, no hay mal que dure cien años, decía la abuela. Es por eso que en este mundo pareciera que no existe la paz. Cuando se resuelve un problema, aparece otro. No es personal, las enfermedades y las epidemias no suceden por castigo sino por la naturaleza de este mundo. ¿Es el final de los tiempos? ¿Es castigo de Dios? Ninguna de las anteriores.

Leí que el 40% de los adultos en EEUU creen que Dios castiga, y es que no le conocen. Recuerden las palabras de Jesús en Nazareth : «El Espíritu del Señor está sobre mí porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciarles el Evangelio (Evangelio significa las buenas noticias) a los pobres; para anunciar a los cautivos la libertad;  y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.»

Lucas 4,14

Los seres humanos estamos (nuestro cuerpo) sujetos a las leyes de este mundo, las cosas negativas de este mundo son consecuencias, a veces nuestras y otras de un mundo impermanente. El cuerpo humano es frágil. Somos parte de una interconección, tal como los árboles que aunque fuertes, como ellos también somos susceptibles a las plagas. Quizás en cierta manera ellos sean más desarrollados, porque cuando viene una plaga, su propio ecosistema crea un sistema de alerta que avisa a los demás árboles, por medio de gases y hongos, como un internet de raices y madera. También crean su antídoto. Gracias a Dios que no tienen noticias falsas ni teorías de conspiración como nosotros los humanos.

Para tener serenidad primero necesitamos orar, pero luego necesitamos comprender nuestra naturaleza, al tiempo que nos alejamos de creencias de final de los tiempos, castigos e historias de conspiraciones, y persecución del mal, lo que termina en veneno. Nada compite con el amor de Dios. Los creyentes necesitan regresar a las lecciones de esperanza, de vida, de renacimiento y de amor.

Menciono en mis libros que vivimos en un mundo temporal actuando como si fuera eterno. Sabemos cuándo llegamos, pero no sabemos cuándo nos vamos. La partida jamás es avisada. La buena noticia es que todo pasa. Gracias a Dios también pasan las tristezas, las epidemias, las guerras y los tiempos de oscuridad para dar paso a algo nuevo.

Este “entretanto”, el momento entre lo viejo y lo nuevo, es el más dificil porque no sabemos a ciencia cierta cuándo termina, pero confía, el invierno siempre abre paso para la primavera. Si seguimos la última pandemia cómo ejemplo, leí que el ‘Spanish Flu” duró desde febrero del 1918 hasta abril del 1920, y sucedió en 4 rondas, muy similar a la trayectoria hasta ahora de la presente pandemia. Luego llegó una década de abundancia en los años 20, y luego llegó otra de retos económicos en los años 30. En fin, que la vida se mueve en ciclos y necesitamos estar preparados y protegidos, pero no dejar de vivir en el entretanto, sino agradecer y amar. Con ayudas de vacunas, con sentido común y con Dios, luego de la primavera del 2022, nuestro mundo debe lucir muy diferente, y veremos la luz al final del tunel. Aunque para entonces ya no seremos iguales, seremos mejores porque hemos crecido. Dios no envía plagas ni a los árboles ni a los humanos, pero nos envía fortaleza y la forma de combatirlo. De todo podemos aprender. Vamos a prepararnos.

En el entretanto, colocar nuestros ojos en Dios como hacía Jesús antes de un milagro.

Repetir la oración de la serenidad:

Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, valor para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia

y luego seguía:

Viviendo un día a la vez,

Disfrutando de un momento a la vez,

Aceptando las dificultades como un camino hacia la paz,

Tomando, como lo hizo Jesús,

Este mundo imperfecto tal como es y

No como yo lo hubiera querido

Confiando en que si me rindo a Su voluntad

Él hará todo para bien

Para que pueda ser razonablemente feliz en esta vida,

Y sumamente feliz contigo para siempre en la próxima.

Amén.

Reinhold Niebuhr

Como todos los años gracias por acompañarme en esta Cuaresma. Encuentro que al leerla (escribirla), siempre trae un milagro y lo tendrá para ustedes, así que tomen algún área de reto y entreguen a Dios.

Si no están inscritos en mi página, escriban su email en la forma de al lado (si estás en móvil, ve al navegador). Al final de la cuaresma estaré enviando un ebook gratis a los que están suscritos en mi página. Es de ejercicios, para Un nuevo comienzo. Pero antes, el trabajo espiritual, y mañana les comparto más consejos para ayudarnos en estos días de introspección.

¡Bendiciones!

Puedes compartir esta lección en las redes por medio de estos iconos:

  1. Guadalupe says:

    Gracias Sharon por tu forma tan cálida con que llegas al corazón de cada uno de nosotros. Son una bendición tus escritos!

  2. Martha Helena Bernal Rincon says:

    Excelente reflexión para estos tiempos de prueba. Gracias por sus palabras aleccionadoras.

  3. Maria del pilar Lescurat says:

    Desde argentina gracias
    Hermosos escritos

  4. Johanna says:

    Saludos Sharon:
    Gracias por compartir estás reflexiones. Para mí en múltiples ocasiones ha sido el espacio de silencio y sosiego, cuando deseo huir de tanto ruido.
    Te bendigo,
    Joy ⚘

  5. Judith says:

    Hermoso lo que escribes ♥️🙏

  6. Margarita says:

    Muchas Gracias Sharon:
    Me brindas mucha luz para reflexionar y entregar mis pensamientos y mi ser a nuestro Dios.

  7. Diana Marcela says:

    Tus escritos son bendiciones

  8. Maribel says:

    Excelente

  9. Lilian Pilar Noceda Montero says:

    De gran Bendición 🙏 gracias

  10. Jazmín says:

    Gracias por tus escritos en esta cuaresma me llenan el corazón de gozo 🙏💞✨

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Sharon M Koenig     
Derechos Reservados
®2020-21

Fotos MJ Magnum 
Canva 

Aunque los mensajes y el libro tienen la capacidad de aliviar el alma, las respuestas de la autora, el libro y su contenido no pueden diagnosticar ni sustituir un tratamiento o el consejo médico o profesional. Antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios espirituales o físicos consulte a su médico o terapeuta. Nunca interrumpa medicamentos o tratamientos sin la debida supervisión médica. Por favor, en el caso de una depresión, ya sea suya o de alguien cercano a usted y en especial cuando observe que se tienen pensamientos suicidas o de incapacidad de manejar su vida o sus emociones, acuda inmediatamente a un familiar y busque ayuda profesional, ya que estos comportamientos, reflejan una emergencia y es importante recurrir a ayuda inmediata.

política de privacidad

Recibe inspiración