rendered

Manual de un buen líder

Una de las metáforas preferidas en el liderazgo es el pastoreo, así que siguiendo esa premisa, ya sea que seamos ovejas o pastores, les enumero 9 cualidades necesarias que igualmente se aplican a todo en la vida. Dios no busca perfección ni resultados, solo busca fidelidad.  A veces somos líderes y otras seguidores, un buen líder antes fue un fiel seguidor, lo importante es cuestionar a qué y a quién seguimos y luego preguntar, por qué motivos lo hacemos. Los pies de una comunidad caminan tal como piensa su cabeza. El pastoreo es ejemplo del líder religioso, pero igual aplica al de la comunidad, al de una empresa o de la familia.

9 cualidades necesarias para liderar en estos tiempos de confusión:

Convicción: Cuando quieres trabajar para ser voz de los que están callados, se necesita tener claridad en el mensaje. Miles de ovejas se han lanzado a la muerte en cadena por un precipicio porque han seguido ciegamente a un carnero confundido.

Astucia: Se necesita pedir discernimiento, estar despierto y cuestionarlo todo. Nadie debe comportase como borrego  (oveja que se somete fácilmente a la voluntad de otro).

No estoy inmune a las desilusiones. Tengo que admitir que la ingenuidad me ha jugado malas pasadas cuando no he podido discernir si una persona es sincera o solo busca tomar ventaja. La regla de oro es que las acciones siempre hablan más fuerte que las palabras. Un lobo aunque se vista de oveja siempre sigue siendo lobo. Si ves que alguien camina con los lobos, entonces es parte de la jauría y no del rebaño. Esperar en calma y orar, pues la falsedad no es sostenible por mucho tiempo.

 

Humildad: El buen pastor acepta cuando se ha equivocado. Es preferible virar en “U” hacia el camino correcto y con la cabeza baja, que seguir hacia lado equivocado con la terquedad de querer mantener la frente en alto. A menudo cuando escribo algo verdadero pero poco popular, pierdo seguidores, al mismo tiempo me siguen otros, cada día veo cómo mis páginas se reciclan. Otras veces he tenido que virar en “U” para mantener mi integridad o porque me he equivocado. Aprecio a mis seguidores, pero he aprendido que es mejor perder seguidores manteniendo el camino correcto, que mantener la aprobación de amigos en el camino equivocado.

 

Intuición: Mirar las señales es ver más allá de lo que muestran los ojos. Si no se ve, se necesita seguir lo que llamo “la alarma de la boca del estómago”, esa sensación punzante que no puede ser ignorada. Un buen pastor no ignora las señales. La negación y la desviación de la culpa en el tema de la responsabilidad, solo son técnicas de confusión de los lobos.  Una brisa fresca ignorada, más tarde puede convertirse en una gran tormenta y puede acabar con cualquier rebaño.

 

Fidelidad: El buen pastor es quien enfrenta a los lobos, no olvidar que ellos son los enemigos de sus ovejas, por esa razón el pastor jamás puede callarse, mucho menos sentarse con lobos y tampoco alimentarlos. El pastor no puede tener dos bandos, de otra manera solo confundirá a sus ovejas.

 

Valentía: A veces se necesita expresar lo que nadie quiere escuchar. Otras veces hay que dar todo o perder todo por el bien y la protección de las ovejas, incluyendo el sacrificio de perder la aprobación de los demás a cambio de mantener nuestras propias convicciones guiadas por Dios.

 

Amor: Hacerlo todo por amor. El pastor no busca pago ni siquiera agradecimiento, las ovejas no agradecen, no tienen que hacerlo, su agradecimiento es su fidelidad. Nunca se pastorea por dinero, por ventas, prestigio, ego, favores, popularidad ni para nuestro propio beneficio. Se hace lo correcto porque es lo correcto, no por obligación. En el pastoreo, tampoco el amor es débil, más veces, el amor es firme. Amor es sacrificar lo más importante para nosotros, a cambio de ser fiel a Dios, al amor, la verdad y la justicia.

 

A veces la mejor cualidad es guardar silencio: Si no sabes ciertamente si estás en la verdad, es mejor el silencio, como diría Borges: «No hables a menos que puedas mejorar el silencio».

 

Originalidad: Ser auténticos. No podemos aullar imitando a los lobos, no podemos ser un eco repetitivo de las palabras del que anda en el mal. Los grandes cambios y las grandes ideas solo han nacido de la originalidad de la voz interior. El verdadero líder crea un nuevo camino para los demás, porque ya no puede ignorar lo que ve, y tampoco puede regresar por el camino andado.

 

Ser líder es Ser tanto ejemplo, como seguir el ejemplo: Al final no somos los pastores sino que más bien somos un fiel asistente del verdadero pastor.  No estamos solos, si nos perdemos en el camino ya tenemos la mejor referencia de cómo regresar para ser el mejor líder, lo hacemos mirando el ejemplo del Pastor de los pastores.

sharonlogo-2-1

 

 

 

Derechos Reservados 2017 ®