Presentation3

Instrucciones para un nuevo comienzo

 

A veces tenemos un plan y de pronto todo cambia, este es el momento para preguntar a Dios  “¿Cuál es tu voluntad?”. Nunca lucho los cambios, porque gracias a ellos mi vida ha sido bendecida por el crecimiento personal.

La primavera es siempre un momento de renacer y de esperanza. Luego de la resurrección se dice que Jesús pasó 40 días con sus apóstoles. Imaginemos que camina a nuestro lado. Tomemos este tiempo para prepararnos para un nuevo comienzo. Una herramienta importante es la auto-observación. Podemos ser honestos y mirar lo que todavía no hemos dejado ir o quizás Dios nos muestre por medio de alguna situación algo escondido a nuestros ojos que necesitamos entregar a Dios, si no sabemos, oremos para ver.

Limpieza para un nuevo comienzo, algunas ideas:

Estos consejos son parte de la limpieza de primavera , que en realidad es perfecto para comenzar un nuevo momento con el pie derecho, igual puedes hacerlo al terminar cada ciclo de tu vida y al final de cualquier estación del año. Puedes hacerlo tanto después de una enfermedad, de muerte, una mudanza, como al terminar una relación, o simplemente porque has decidido hacer un cambio en tu vida.

Lo mismo que nuestros árboles se deshojan, preparándose para recibir sus bellas flores cuando se acerca la primavera, debemos estar listos para florecer y recibir los frutos de nuestra nueva vida, dejando ir y deshaciéndonos masivamente de todo lo que ya no necesitamos.

Dejar ir

El temido armario

Comienza por tu armario, por tu ático o como en mi caso, mi escritorio, ese temido lugar lleno de recuerdos, o proyectos sin terminar, al que te cuesta trabajo llegar. Comienza regalando todo lo que no has usado en un año. Abre paso a lo nuevo y despréndete de esas piezas algunos tamaños más pequeñas o más grandes, que tienes guardadas por años. Lava la ropa que no has utilizado y refresca todo tu ambiente. Deja ir aquella antigüedad llena de recuerdos que ya no va con la decoración de tu casa. La memoria está en tu alma, no en las cosas. Luego de terminar un proyecto es necesario dejar ir, abrir espacio, organizar la mente.

La gran limpieza

Mientras haces la limpieza, piensa en todo lo que ya no es útil en tu vida: acciones, cosas, personas, formas antiguas de pensar y malos hábitos. Mientras vas limpiando, ve haciéndolo también figurativamente en tu interior. Tu hogar exterior es un reflejo de tu hogar interior, al limpiarlo y organizarlo, te ayudas interiormente a hacer lo mismo. Simplifica, quizás exista un proyecto en el que ya no quieras colaborar o un sueño que quieras cambiar, no se llama fracaso se llama cambio.

Pide dirección y ora a Dios : “Hoy observo situaciones que siguen sucediendo y que aparecen en mi vida; vienen a mostrarme lo que contigo puedo mejorar. Te entrego y dejo ir todas estas cosas que representan mi pasado. Te agradezco las experiencias y el tiempo disfrutado. Permito que hoy entres en mi vida y me muestres un nuevo camino.” Haz intenciones en tu parte física, la salud, las finanzas, la parte emocional, el perdón, tus relaciones, la mente y sobre todo tu relación con Dios.

Recuerda que para ver lo nuevo se necesita dejar ir lo viejo.

¿Cómo está tu casa? ¿Físicia, mental, emocional, espiritual ?

Coloca en orden gavetas, archivos, patio y cocina.

Velas – Las velas traen luz y calor. Utiliza una de Soya o hecha de cera de abejas, para evitar la tóxica parafina. (nunca las dejes sin atención)

Flores- Coloca flores, pueden ser de tu jardín. Lo importante es que las flores te inspiren por medio de su olor y color.

Agua Bendita : Si puedes, invita a un sacerdote o a un ministro para bendecir tu hogar con agua u óleo. .

En tu diario, haz una lista de situaciones y personas por perdonar y dejar ir, pero también otra por agradecer, por mejorar, por hacer, por ver.

Toma unos días en silencio en tu casa y camina en un lugar seguro que tenga naturaleza. Si puedes busca en algún momento un lugar especial, como un monasterio. Existen muchos que son muy económicos y puedes quedarte uno o dos días en silencio, con comida y haciendo oraciones, en un programa individual o de retiro. A veces se necesita alejarse de lo conocido para poder ver lo que no se ha reconocido.

 

 

Soy la autora de Las 12 promesas del alma, un libro muy recomendado para hacer en cualquier época -para tu parte espiritual. Está disponible en Amazon.