semana santa

Reflexión de Semana Santa

#33

Una lectura para Semana Santa

Nuestro Jesús murió por nosotros para darnos vida eterna, pero la vida en la tierra es una imitación a su cruz, vemos muertes a inocentes y guerra, pero los cristianos tenemos la certeza de que existe un reino para todos los justos. No perder la fe. Aquí les comparto algunas profecías de siglos antes, que señalan la muerte, pasión y resurrección de Jesús, es inspirador. Son los evangelios y negro, la profecía del Viejo Testamento que le corresponde.

Muy temprano, sumos sacerdotes, ancianos y maestros de la Ley celebraron consejo. Encadenaron a Jesús y lo entregaron a Pilato.

Pilato le preguntó: “¿Eres rey de los judíos?” Jesús contestó: “Sí lo soy, tal como tú lo dices.”

Los sacerdotes acusaban a Jesús y Pilato volvió a preguntar: “¿No contestas nada? ¡Mira de todo lo que te acusan!”

Pero Jesús ya no respondió.

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. Isaías 53:7 (profecía 700-1000 años antes)

Cada año, en ocasión de Pascua se solía dejar en libertad a un preso, a elección del pueblo.

Uno, llamado Barrabás, había sido encarcelado con otros por haber matado en una revuelta. Cuando el pueblo subió y empezó a pedir la liberación de un preso como de costumbre, Pilato preguntó: “¿Quieren que libere al rey de los judíos?” Pilato se dio cuenta que Jesús era inocente, los sumos sacerdotes lo entregaban para deshacerse de un rival.

Pero los sumos sacerdotes incitaron al pueblo a pedir la libertad de Barrabás, un criminal, en vez de a Jesús. Pilato entonces dijo: ¿Qué hacemos con el que ustedes llaman rey de los judíos?

La gente entonces gritó: “¡Crucifíquenlo!”

Pilato sabía su inocencia y volvió a preguntar: ¿qué mal ha hecho? Y ellos gritaron con más fuerza: “¡Crucifícalo!”

Se lo llevaron injustamente, y no hubo quien lo defendiera; nadie se preocupó de su destino. Lo arrancaron de esta tierra, le dieron muerte por los pecados de mi pueblo. Isaías 53 8 (profecía 700-1000 años antes)

Pilato quería complacer al pueblo, soltó a Barrabás y sentenció a muerte a Jesús. Lo envió a azotar, y después lo entregó para ser crucificado.

Luego le vistieron con una capa roja y le enterraron en la cabeza una corona hecha con espinas.

Después comenzaron a mofarlo: “¡Viva el rey de los judíos!”

Le golpearon en la cabeza con una caña, lo escupían y se arrodillaban ante él para rendirle homenaje.

Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Isaias 53 (profecía 700-1000 antes)

Después de burlarse de él, le quitaron la capa roja y le pusieron sus ropas. Luego los soldados llevaron a Jesús afuera del patio interior, para crucificarlo.

En ese momento, Simón de Cirene, que era el padre de Alejandro y de Rufo, volvía del campo; y fue obligado por los soldados a que llevara la cruz de Jesús.

Lo llevaron a un lugar llamado el Calvario, palabra que significa “calavera”.

Después le ofrecieron vino mezclado con mirra, Jesús no quiso tomar, lo crucificaron y se repartieron sus ropas, sorteándolas entre ellos. Lo crucificaron a eso de las 9 de la mañana.

Repartieron entre si mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes. Salmo 22:18 (profecía 700-1000 años antes)

Colocaron una inscripción como el motivo de su condena, que decía: “El rey de los judíos.”

Junto a él crucificaron a dos ladrones, uno a su derecha y otro a su izquierda y se cumplió la Escritura que decía: Y fue contado entre los malhechores.

Y se dispuso con los malhechores su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. Isaías 53 9 (profecía 700-1000 años antes)

Lo insultaban; le decían: “Tú, que decías de destruir el Templo para levantarlo en tres días, sálvate a ti mismo y baja de la cruz.”

Igualmente los jefes de los sacerdotes y los maestros de la Ley se burlaban de él, y decían entre sí: Si puede salvar a otros ¿se salvará a sí mismo?

Cuando llegó el mediodía, una oscuridad cubrió todo el país, hasta las tres de la tarde,

En ese día, dice el Señor, yo mandaré ponerse el sol en pleno mediodía y las tinieblas se extenderán sobre la tierra en día claro. Amos 8 (profecía 700-1000 años antes)

y a esa hora Jesús gritó fuertemente:

“Eloí, Eloí, lammá sabactani”, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” Jesús

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor?Salmo 22 de David (profecía 700-1000 años antes)

Algunos equivocadamente pensaban que Jesús llamaba a Elías.

Uno de ellos mojó una esponja en vinagre, la puso en la punta de una caña y le ofreció, diciendo: “Vamos a ver si Elías viene a bajarlo.”

Veneno me han dado por comida, en mi sed me han abrevado con vinagre.Salmo 69-22 . (profecía 700-1000 años antes)

“En Tus manos encomiendo mi espíritu” Jesús

En tu mano encomiendo mi espíritu; Tú me has redimido, oh Yahweh, Dios de verdad. Salmo 31:5 (profecía 700-1000 años antes)

Entonces Jesús, dando un fuerte grito, expiró.

En ese momento la cortina del santuario del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

Entonces el capitán romano que estaba frente a Jesús, dijo: “Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.”

Había unas mujeres que miraban de lejos, entre ellas María Magdalena, María, madre de Santiago el Menor y de José, y Salomé.

Cuando Jesús estaba en Galilea, ellas lo seguían y lo servían. Con ellas estaban también otras más que habían subido con Jesús a Jerusalén.

José de Arimatea, miembro respetable del Consejo supremo era de los que esperaban el Reino de Dios, y fue directamente donde Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús.

Pilato se extrañó de que Jesús hubiera muerto tan pronto y llamó al centurión para saber si realmente era así.

Después de escuchar al centurión, Pilato entregó a José el cuerpo de Jesús.

José lo bajó de la cruz y lo envolvió en una sábana que había comprado, lo colocó en un sepulcro excavado en la roca e hizo rodar una piedra grande contra la entrada de la tumba.

María Magdalena y María, la madre de José, estaban allí observando dónde lo depositaban.

Inspirado en San Marcos 14

 

Si se da a sí mismo en expiación, verá descendencia, alargará sus días, y lo que plazca a Yahveh se cumplirá por su mano. Por las fatigas de su alma, verá luz, se saciará. Por su conocimiento justificará mi Siervo a muchos y las culpas de ellos él soportará.Por eso le daré su parte entre los grandes y con poderosos repartirá despojos, ya que indefenso se entregó a la muerte y con los rebeldes fue contado, cuando él llevó el pecado de muchos, e intercedió por los rebeldes. Isaías 53 10,11,12 (profecía 700-1000 años antes)

Reflexión- Tristemente el Mesías tenía un destino, las profecías lo habían anunciado. Como vemos en estos Salmos algunos 1000 años antes, todo ya estaba escrito. Felizmente para el que crea en Jesús, la vida no termina.  Comienza la Semana Santa una nueva etapa de tu vida. Una vida con Jesús es una vida que vale la pena vivir. Hace pocos años conocí a una mujer servidora de Jesús. Con pocos recursos materiales, tenía la fuerza de 10 ejércitos y una familia hermosa y numerosa dedicada al Señor. Una fiel catequista me entrenaba para mi Confirmación, un Sacramento que afirma el Bautismo. Nada le faltaba porque Dios Padre suple cada necesidad, su vida era al servicio de Jesús, llena de una sabiduría imposible de replicar en libros de consejos. Cada circunstancia en la vida tiene su propio libro, y sólo Dios tiene el consejo. Ojalá algún día pueda ser como ella. Estas personas tienen un gozo interno que nada tiene que ver con las circunstancias exteriores, porque contrario a lo que te dicen los libros de autoayuda y otros de meditación y desapego , no puedes evitar los retos de la vida, porque ni Jesús pudo evitarlos. Si no tienes a Dios Padre para entregar tus cargas poco funciona la disciplina mental y física. Hoy puedes amortiguar los golpes con los brazos de Jesús y Su cinturón de seguridad, pero no olvides que en esta vida no se puede evitar la muerte, la enfermedad, el cambio y la pérdida.  Esta es una semana propicia para el descanso, para estar con la familia, no dejes de asistir a la Iglesia, sé que quizás dirás que no es necesario, que tienes una relación directa con Dios, pero cuidado que no esté hablado el orgullo y la soberbia. Visitar la Iglesia, hablando por experiencia propia, requiere humildad, y un bajar la cabeza. Arrodillarse es siempre engrandecerte ante Jesús. Jesús pide “comunión” (alabar con tus hermanos) , no pide alabanza en soledad.

Les dejo este mensaje de mi Catequista

“Jesús contigo, es mayoría aplastante contra todo mal.” Catequista

/Versículos Biblia parafraseada