Mi Dios te pido con el alma, cubre con tu manto de amor y porteccióm nuestros hijos,

Oración para los hijos -Día 31

En un mundo donde lo bueno es mofado, y lo malo elevado, necesitamos más que buenos pensamientos para proteger a nuestros hijos. Santa Mónica oró por su hijo San Agustín. Antes de ser santo, su mamá oraba sin cesar, pero también intercedió cuando el rebelde Agustín no quería escuchar sobre Jesús. Un sabio obispo le dijo a Santa Mónica, “no le hables de Dios, háblale a Dios de él”.

Señor, líbralos de todo mal.

Los padres perdemos noches en vela por nuestros hijos. María sufrió desgarradores momentos por Jesús, de seguro nos comprende. Oremos a ambos por nuestros hijos.

 

VER OTRAS LECCIONES Cuaresma 2017 lecciones

sharonlogo-2-1