There is always something to be thankful for.-19

Dios es bueno

Uno de los errores más grandes que escucho sobre Dios es el pensar que Dios nos castiga,  pero esto no es cierto, Dios es bueno, misericordioso, amoroso, compasivo, lleno de amor por sus hijos. Miren como Jesús nos muestra por medio de esta parábola la verdadera naturaleza del creador.

El Hijo Pródigo , es posiblemente de las parábolas más bellas y repetidas de la Biblia. Quizás porque en nuestra familia todos tengamos un hijo pródigo o un hijo favorito que se ha perdido, o quizás lo seamos nosotros mismos.

Cuenta la parábola sobre un señor rico que tenía una hacienda y dos hijos, uno de ellos le pidió a su padre que le diera su parte de la fortuna en vida, este se fue a un país lejano y la malgastó todo en mujeres y fiesta. Entonces vino una hambruna y lo perdió todo y quedó comiendo de las migajas  de los cerdos en una finca. Allí cae en cuenta que los obreros de su padre comían mejor que él mismo. El hijo entonces decide regresar y pedirle a su padre que le perdone y le permita al menos ser un trabajador más. El padre cuando ve a su hijo regresar a lo lejos, corre al el, lo besa y lo abraza.

«Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo».

Pero el padre dijo a sus siervos. Traigan la mejor ropa, pronto, coloquen un anillo en su mano, los mejores vestidos, y las sandalias a sus pies . Traigan el cordero engordado, y hagamos una fiesta porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida. Cuando el hijo, que se había quedado, oyó todo el revuelo de música, comida y danza, se molestó mucho porque nunca le habían hecho una fiesta, cuando el estaba sacrificándose con el padre todos esos años que el hermano se fue.

«Hijo mío, tú siempre has estado conmigo, y todo lo mío es tuyo, pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque éste, tu hermano, estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado».

Nosotros somos el hijo prodigo, Dios nos ha dado todo, unas manos y unos dones, a muchos salud y bienes, somos hijos del Padre más rico, sin embargo muchos malgastan todo esto en cosas que nada valen en esta tierra, nos sentimos pobres y poco suficientes, lo que nos lleva a vivir de las migajas y la basura de este mundo, mientras despilfarramos el tiempo y sus regalos y nos olvidamos que somos todos hijos de un padre verdaderamente rico que todo nos lo ha dado.

Igualmente la buena noticia es que no importa lo hecho, y aunque seamos el pecador más grande, si desde su corazón alguien decide volver, Dios no es juez, sino un padre que se alegra y como al hijo prodigo, correrá a nosotros y nos encontrará con sus brazos a medio camino.

Sólo necesitamos decir con humildad estas palabras que utilizó el hijo pródigo : «Padre, he faltado contra el cielo, contra mi y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo. Pero estoy dispuesto a regresar».

No hay Karma ni ojo por ojo, esas leyes que todo lo cobran en el peor momento no existen, solo existen las consecuencias de nuestra propias acciones, pero más grande que toda ley es un Dios misericordioso que te espera para vestirte de nuevas ropas, y darte del mejor manjar si le pides regresar de corazón. Puedes recibir algo en la tierra, mas el mejor manjar es Su Reino, pero necesitas regresar con humildad, tal como el hijo pródigo. Y un día dirás como la famosa canción de Newton en su momento de conversión en Amazing Grace

« Lo siento, me perdí pero ahora me he encontrado. Antes estuve ciego pero ahora puedo ver.” El perdón es su anillo en tu dedo, Su amor es tu manjar y Sus brazos la nueva vestimenta de tu propia alma, que el mismo Dios te dará».

*Para recibir los mensajes diarios puedes dar Like en mi Página principal de FB