shutterstock_124823254-2

Cómo regresar a quienes somos

En la vida a veces encontramos que estamos perdidos, no en el sentido moral necesariamente, sino cuando estamos tan desconectados de nosotros mismos, que ya no sabemos hacia dónde nos dirigimos. A menudo me encuentro con gente muy exitosa, cuando les comparto sobre mis escritos de espiritualidad, me dicen:  “Ah, tengo que regresar…”. Muchas veces se refieren a una mejor dieta, a mejores hábitos, a soltar una mala relación o a estar más tiempo con su familia. La mayor parte de las veces en que nos sentimos perdidos, es que nos hemos alejado de Dios; cuando estamos en automático.

Si lo que elegimos está condicionado a lo que podemos obtener- sea seguridad, aprobación, dinero- estaremos caminando en una cuerda floja, nada es seguro. Libertad es dar sin necesidad de recibir. A veces no podemos ver cuando estamos fuera del camino, pero una buena regla para saberlo, es mirar nuestras formas de escape para no sentirlo: al ingerir alcohol, comprar, estar muy ocupados, pasar horas en el internet o por medio de sexo y placeres desorganizados. Esto no funciona, porque todo esto es transitorio, la ansiedad interior sigue y puede desembocar en problemas psicológicos y físicos. Lo peor es que haremos daño a otros, para mantener nuestra mentira.

Esta noche en nuestra iglesia Bizantina tenemos un servicio especial donde uno por uno, pedimos perdón a los asistentes, a Dios y a nosotros mismos. En nuestra iglesia ya comenzamos la Cuaresma. El llamado de la Cuaresma es esa oportunidad de reflexionar para regresar a nosotros mismos y a Dios. La iglesia llama al arrepentimiento, no es manipulación, la palabra real no es culpa ni amenaza con el infierno, el significado de la palabra griega metanoia, es transformación, cambio de corazón y mente. Tomar estos días para regresar a nuestro camino auténtico, ser coherentes con quienes somos, lo que queremos y la voluntad de Dios; no tienen que estar en conflicto.

La culpa no es una buena manera de elegir, ya sea que estemos en una relación o en un trabajo equivocado, necesitamos escuchar nuestro corazón lejos de opiniones externas, para buscar la paz interior. Existen momentos de sacrificio donde tendremos que elegir a pesar de lo que queramos, pero en la mayor parte de la vida, debe haber una armonía entre el camino que nos da paz, nuestros anhelos y el propósito.

Siempre que estemos junto a Dios, sabremos la diferencia, pero no podemos hacerlo al colocar a otros (beneficios o personas) por encima de Él.

Hagamos una invitación a Dios para que nos ayude a encontrar el verdadero camino. ¿Soy distinto a la imagen que quiero mostrar al mundo?  Preguntemos a Jesús y reflexionemos por estos 40 días.

sharonlogo-2-1

 

 

Para recibir los mensajes -40 días de Cuaresma, den Like arriba en mi Página de FB , Gracias

El resto de los escritos de Cuaresma http://sharonmkoenig.com/blog/category/cuaresma-2017/

Para leer más sobre el libro Las 12 promesas del alma,  para recibir unas páginas ve   http://necesitoleer.com/las-12-promesas-del-alma/