Sanar

Día 4- Sanar las relaciones personales

 

La mayoría de los problemas emocionales surgen de conflictos personales, la emoción es una alarma, si no se resuelve el conflicto, la emoción regresará, a veces sin saber por qué .  Muy a menudo el conflicto nace porque no podemos aceptar algún comportamiento ajeno (la mayoría con toda la razón), pero aunque no debemos aceptar acciones en contra de nosotros, tampoco podemos sufrir eternamente tratando de cambiar y controlar a otros para que sean como queremos. Cada cual tiene su situación y no existen soluciones genéricas, les comparto esta reflexión que si lo deseas puede llevarte a una acción positiva para cambiar lo que sí puedes: tus propias acciones.

Antes de leer estas preguntas/reflexiones/afirmaciones se debe orar, pedir a Dios. Si nuestra relación con Dios no está solida, nuestras relaciones personales tampoco lo estarán. La mejor manera para sanar nuestras relaciones y emociones es entregarlas a Dios al tiempo que se busca ayuda profesional o espiritual. A veces la solución no es una solución sino una aceptación, un dejar ir, un entender o un aceptar de alguna responsabilidad; todo forma parte del perdón.

 

Amo a los demás y a mi mismo, pero primero me aseguro de amar a Dios antes que todas las cosas.

El problema más frecuente de falta de paz, es que colocamos personas, trabajos y pertenencias en un lugar más alto que nuestra relación con Dios, cuando es así, todo tiene control sobre nosotros, en cambio si entregamos todo a Él, y cedes el control a Dios, tendrás paz, porque todo cambiará para bien.

Maneras de ser :

La mayoría de estas afirmaciones no se hacen ciertas por mera repetición, intención o por voluntad de cambio sino como resultado de la oración frecuente y el entendimiento que Dios te dará si acudes a Él:  

Acepto mis errores, no busco excusas para justificarme, ni estoy a la defensiva

Sé decir que NO cuando es no, y Sí cuando es sí.

Soy auténtico, digo lo que pienso, actúo como siento y sé expresarlo. No cambio según la ocasión.

Digo la verdad, soy honesto, no escondo verdades, no me miento a mi mismo, no exagero.

Comunico lo que necesito, claramente y con amor.

Muestro y siento empatía por los demás.

Escucho a los demás, espero 5 segundos cuando ellos terminan de hablar, antes de comenzar a hablar de nuevo.

No es necesario para mí ganar una discusión.

No hay nada inadmisible que esté tolerando de otros(ni de mi mismo) (adicciones, maltrato, falta de integridad), lo identifico y lo comunico.

Me siento seguro de mí mismo porque camino con Dios.

Tengo límites saludables en todas mis relaciones y no las cruzo o permito que otros  crucen mis límites de espacio personal, dignidad y privacidad.

No abuso, tampoco permito gritos o abusos hacia mí, abusos subliminales, ni manipulación. Busco ayuda profesional en ese caso.

Mis relaciones son honestas, no permito ni busco aprobación, ni amistades por interés, ni con agendas escondidas.

La sexualidad es sagrada para mí, el sexo casual no es una alternativa, mi cuerpo es el templo de Dios.

He perdonado, y me perdono a mi mismo diariamente

No siento celos ni envidia del bien o de los atributos ajenos

Estoy en contacto con amistades que aprecio, no estoy en soledad

No hay nadie con quien no me gustaría encontrarme.

Acepto que en un conflicto tengo una parte de la responsabilidad de hacer lo posible por llegar a un acuerdo, no cierro comunicación, niego o evado los problemas.

 

“No se inquieten por nada. Hagan toda oración y ruego, acompañada de agradecimiento. Coloquen Todas sus peticiones delante de Dios. De esta manera la Paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus pensamientos en Jesús”.

Filipenses 4:6-7

 

En mi nuevo libro (Agosto 2016) explico cómo sanaron apegos y conflictos, luego de años de tratar toda técnica. Les adelanto que fue con la mano de Dios. Profundizo mucho más en estos temas en mi libro Los Ciclos del Alma y en mi nuevo libro que saldrá en Agosto 2016. Den Like en mi Facebook (arriba) y/o subscríbete para recibir noticias.

®Derechos reservados 2016

Para ver el Día uno, ver escritos en la Categoría de Blog: Nuevo Año 2016