shutterstock_141216952

Lecciones de vida, en mis 53 años

Una oración 

A veces me pregunto cómo pude sobrevivir todos estos años, sabiendo tan poco. No es que ahora sea dueña de toda la sabiduría, sino que ahora puedo aceptar mejor, que nunca la tuve. Gracias a esta nueva oportunidad siento que acabo de nacer de nuevo. Antes pensaba que si no estaba bien, significaba que no estabas cerca, ahora sé que cuando no lo estoy, soy yo quien se ha alejado , porque Tú siempre estás a mi lado .

Gracias por haberme permitido errar tanto, me ha regalado humildad y gracias también por las veces que te logré escuchar, fuiste Tú quien habló más fuerte.  Igualmente gracias por aquellas veces que me salvaste de continuar perseverando tanto, en el camino contrario a tu Voluntad.

Gracias por cada pérdida, porque con ellas me recuerdas a quién he colocado antes que a ti y gracias por cada ganancia porque con ellas me recuerdas, Quién es el que todo lo da . Gracias por cada alegría, porque con ellas me recuerdas que estoy viva, gracias por cada tristeza porque me recuerdas, que ambos estados , tal como las nubes, también pasarán.

Gracias por cada desilusión porque así recuerdo que sólo en ti debo depositar mi fe, y gracias por cada bella sorpresa, porque así me recuerdas que sólo tú sabes lo que está escondido detrás de mis impacientes ojos.

Hoy te agradezco por la experiencia de conocerte, porque gracias a eso, he tenido que modificar mi definición de Ti y también he aprendido a cambiar mi definición de mi misma. He aprendido que el miedo es infundado, pero la falsa seguridad también lo es. Sólo †ú eres puerto seguro, sólo tú eres paz, porque sólo tú eres amor y todo lo demás es sólo un pequeño reflejo de tu Gran Majestuosidad.

Permíteme ser aunque sea un minúsculo destello de ti y déjame ver tu Rostro en cada cosa que pueda discernir con cada uno de mis limitados sentidos.

Sólo espero, que en lo que me queda de vida, pueda darte mis talentos, errores, victorias y aciertos como un sacrificio, para que puedan ser utilizados como tiernas luces de regreso en el camino de alguna oveja, que como yo, en algún momento se haya extraviado.

Aunque en momentos de inconciencia insista en apartarme de ti, hoy te pido que nunca lo permitas y te suplico con anticipación, que interfieras para enderezar mi Mástil cuantas veces sea necesario.

Amén

 

 

®Derechos Reservados