Sag harbor 1

Una pregunta para reflexionar

 

 

Una pregunta de un lector, para reflexionar …

 

Hola Sharon ,

Hace unos 4 años comencé mi proceso de cambio , por supuesto, al principio no lo entendia, pero poco a poco fui descubriendo cuál era el tiempo y el momento de las cosas. Quiero agradecerte por tu libro Los Ciclos del Alma, que me ayudó mucho. Tengo 2 preguntas que quiero que me ayudes a aclarar: 

1- Diferencia entre sueño y deseo
2-Diferencia entre religión y espiritualidad

El deseo me ha ocasionado muchos problemas y la religión me trajo muchos miedos , espero tus comentarios.

Feliz noche,  

Luis N. 

Querido Luis,

Me alegro mucho de tu cambio y te comprendo, aunque no lo creas, al mismo tiempo que mis lectores van creciendo, yo también he ido creciendo con ustedes y aclarándome en El Proceso de Conexión, que son los pasos que muestro en el libro Los Ciclos del Alma para comenzar esta comunión con Dios y que nos va llevando poco a poco a conocerle mejor.  Igual que tú, muchas veces sentía que no entendía muchas cosas; aunque sabía que caminaba en el camino correcto hacia Dios, muchas de mis prácticas ya no eran suficientes, hasta encontré que sin saberlo, otras eran contrarias. Fue cuando encontré que la espiritualidad no se trata de crear, atraer ni desear tanto como de permitir, agradecer, servir y alabar, lo que es un gran cambio lejos de mi autosuficiencia, porque es un camino humilde.

Entre deseo y sueño: Un deseo sin la ayuda de Dios, nace de un corazón vacío para llenarlo, pero un sueño verdadero es una imagen colocada por Dios en un corazón lleno de Él, para darlo. No es que no tengamos derecho a desear o a querer lo mejor para nosotros, es que sólo Dios puede saber lo mejor para nosotros; se necesita ceder para que Dios pueda interceder; es nuestro libre albedrío el que impide el verdadero sueño, cuando está en contra de lo que Dios sabe que es mejor para nosotros.

Se necesita ceder para que Dios pueda interceder

Hoy tengo mucho cuidado con la palabra espiritualidad, la que en el pasado utilicé como medio de expresar un camino ambiguo, libre pero con las cadenas de la falta de estructura y disciplina. La religión (cuando me refiero a un camino trazado), sopresivamente me trajo la disciplina y marco de referencia necesarios, para mantenerme cerca de Dios en medio de tantas opiniones. Si hay duda, miremos el ejemplo de aquellos que caminaron antes que nosotros y que lograron la santidad, la rueda ya está inventada.

No sólo somos espirituales, sino que también somos un conjunto de cuerpo, mente, intelecto y emociones terrenales y celestiales. Muchas personas me preguntan qué otro libro, método o meditación hacer para sentirse mejor y conseguir lo que desean, pero no es sólo sentirse bien en el momento, en el nuevo libro  (2016) comparto más lo que aprendí, por ejemplo, creo que cuando caminas hacia Dios, la disciplina que muestra Jesús como camino es imprescindible (hablo del verdadero Jesús de los Evangelios). Encuentro que seguir la Trinidad no es sólo espiritualidad, sino un modo de vida que junto al apoyo de un camino trazado, directo y expreso nos lleva de regreso hacia nuestro verdadero hogar. Si la pregunta sobre religión es, si creo en regresar a la Iglesia como medio para regresar a Dios, la respuesta es 100 %, si ella te lleva por medio del amor y te acepta dónde estés y cómo estés y te muestra pero no te juzga cómo regresar a Dios después de cada caída; porque existen algunos grupos que están llenos de fanatismo y odio que no te ayudarán.  No se trata sólo de la religión, la espiritualidad y la Iglesia, sino de estar dispuesto a caminar y hacer la Voluntad de Dios. Puedes hablar a Dios directamente, pero en mi experiencia es mucho más efectivo cuando es en comunidad. Cuando finalmente entendí la teología, quién soy, cómo llegué, cómo salgo de aquí y con Quién, se fueron la mayoría de los miedos, los apegos y los deseos de buscar de aquí y allá .

Cuando se encuentra a Quién se busca, ya se deja de buscar. 

 

Lo más importante del libro Los Ciclos del Alma es sin duda la oración del Padre Nuestro, es el secreto,  allí está trazado el camino : “Padre, haz tu Voluntad”, pero Jesús nos pidió no hacerlo sólos, sino caminar en comunidad (uno o más en mi nombre). No es sólo llamar al Padre, sino al Padre Nuestro.

No creo en el fanatismo, pero sí en compartir lo que he encontrado: no he llegado a estas conclusiones por ser un cordero manso y creyente, sino todo lo contrario, por haber tenido, como diría un Doctor de la iglesia, una feroz incredulidad.  El Padre Nuestro fue el domador de mis dudas.

Dice Juan (el Evangelista) sobre Dios y el temor .

En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto (el de Dios) echa fuera el temor, porque el temor involucra castigo, y el que teme no conoce el amor perfecto (de Dios hacia nosotros). Juan  

Espero estas palabras ayuden a aclarar el camino, feliz noche Luis.

SharonKoenigLogo

 

 

®Derechos Reservados/ Sharon M Koenig 2015