NO es la perfección sino la lealted

No se trata de ser perfectos…

Creer en Dios es importante, ir a la iglesia también. Dios no nos ama solo por nuestras obras, pero se necesita al menos la acción, la autenticidad y la lealtad, lo hacemos por medio del trabajo diario de entrega de nuestra voluntad a Dios, junto a la búsqueda de ayuda espiritual y psicológica -si es necesaria- para poder ver nuestros errores. Hay mucha gente equivocada (hay ocasiones y situaciones que no he tenido más remedio que incluirme en esta categoría). Nadie es perfecto y cada día descubrimos un área de nuestras vidas que necesita purificación.

No podemos caminar solos, se necesita orar mucho a Dios y a veces preguntar a un guía espiritual o familiar, sobre su perspectiva de la situación que atravesamos. A veces nos ahogamos en un vaso de agua, a veces es todo lo contrario: el horizonte nos parece claro, pero en realidad viene un Tsunami, pero por negación no podemos verlo.  Muy a menudo tengo que preguntar: ¿Soy yo, o es el mundo? la mayoría de las veces la respuesta es “es una combinación de ambas cosas”.

Y es que desde nuestros ojos no es posible ver la punta de nuestra propia nariz, claramente. Hace falta otra perspectiva.

 

Ser Cristiano es una llama que se enciende dentro del corazón.  Por ejemplo, aquel que hace la oración del Padre Nuestro con fe, que se coloca de rodillas literalmente o por medio de la humildad, que diariamente hace el gran esfuerzo de caminar con Dios, provoca que esa llama comience a quemar poco a poco todo lo que no es el reflejo de Dios en nosotros. La llama de purificación trabaja precisamente por medio de estas situaciones incómodas o que nos colocan a prueba. Dios no las envía, pero las usa. Es ser auténticos no perfectos, solo Dios es perfecto.

 

Ser perfectos no es lo más importante, sino el estar dispuestos a aceptar, que no lo somos y buscar ayuda de Dios, quien único lo es.

SharonKoenigLogo