shutterstock_141927808

Sobre la muerte o mejor dicho, sobre la vida

Dios, la fe y la muerte 

Nuestra mayor ansiedad no es sólo por tratar de conseguir éxitos, seguridad y aprobación, es por no saber a dónde vamos después de la muerte. La visión de la muerte y nuestra paz, está directamente afectada por la visión que tenemos sobre Dios y nuestra fe. Mientras menos clara la vision de Dios y nuestra relación con Él, más ansiedad en la vida (aunque sea inadvertida y parezca no tener relación con este miedo). Una persona que viva la experiencia de la muerte de un ser querido, que no está sólida en su fe, además de la tristeza natural, es posible que sienta desesperación y sufrimiento. Mientras que quien está viviendo la fe, podrá sentir tristeza, pero por su fe en Dios, la superará .

Si un ser querido se va de viaje, y no estamos claros hacia dónde va, nuestra ansiedad superará la tristeza de la separación. Igualmente tendremos ansiedad si no sabemos a dónde vamos después de la vida. Nuestros seres queridos solo están al otro lado del velo. Ora por ellos, ora con ellos y no estés triste, descansemos en la fe de que volveremos a verlos.

Algunos puntos:

La muerte no fue la idea de Dios, fue la consecuencia de la separación de nuestros antepasados, explicar esto es otro libro, pero lo que sí es cierto es que algún día tendremos un nuevo cuerpo transfigurado y glorioso.  Las flores que regalamos en realidad no representan muy bien la vida eterna, porque una vez las sacamos del suelo dejan de vivir, sin embargo nosotros, si continuamos unidos a la Vid, continuaremos viviendo. Dios y nuestra relación con Él, es el salvavidas que nos lleva en este viaje de la tierra a la vida eterna.

Dios existe, invito a verlo más allá de solo una conciencia abstracta,  o a una energía cósmica. Creer en un Dios Padre personal, tal como nos mostró Jesús, es la diferencia entre la incertidumbre de colocar nuestra vida y seres queridos en las manos de la impersonalidad de una ley, o dejarlos descansando en paz en los brazos del amor de nuestro Creador, el Padre Nuestro; tal como le llamaba Jesús.  Jesús descendió  para mostrarnos cómo ascender. Cuando decimos en el Padre Nuestro “ven a mi tu Reino”, hablamos de la certeza de vida eterna y en el renacimiento de un nuevo mundo eterno.

El alma no desaparece ni se anula, ; en el cristianismo el alma se mantiene viva con un nuevo cuerpo, individual y eterno; es resurrección y transfiguración y no aniquilación del alma; puedes tener paz. Sólo existe una vida, pero existe la vida eterna junto al Creador para aquel que cree y Le sigue, no sabemos como lucirá la eternidad, pero sabemos que el significado de la eternidad no es un tiempo largo, sino el momento en que el tiempo deja de existir, el Cielo es ese lugar. Lo único que muere es el tiempo porque nuestras almas son eternas si estamos pegados a la Vid.  El Cielo sí existe y es un Reino, un Paraíso lleno de riquezas eternas, tal como le llamó Jesús en sus últimos momentos en la tierra. Recuerda que Jesús siempre miraba hacia el Cielo, y aunque no podamos verlo y a veces nos sintamos solos, tal como sintió Jesús en algún momento, nunca olvidemos que Dios, Sus ángeles y nuestros seres queridos que han partido, nos ven, oran por nosotros y nos escuchan desde ese Cielo que parece estar tan lejos, pero que está más cerca de lo que pensamos.

«La muerte es un sueño del cual despertaremos en los brazos del Señor». Libro Las 12 promesas del alma

¿ Cómo abrir el portón del Cielo? La clave: 

El Padre Nuestro de Jesús, es la llave y la clave  : 

Llamarlo al decir:   ” Padre Nuestro, que estás en el Cielo”

Amarlo,respetarlo,alabarlo,diciendo : “…Santificado sea Tu nombre ..”

Pedir entrar en Su Reino , diciendo:  “…venga a mi Tu Reino”

Permitir Su Voluntad, diciendo : “…Haz Tu Voluntad en la tierra como ya es en el Cielo (King James)”

Confiar todo en Él al decir: “…Dame hoy Tu pan de cada día “

Perdonar, pedir perdón a Dios, perdonarte al decir :  “…perdona mis ofensas, como yo también perdono a los que me ofenden.”

Pedir Su Fuerza : ” ..no me dejes caer en tentación “

Pedir Su Protección: “..líbrame del mal”

Amén

Otros consejos de Jesús para entrar al Cielo: 

El Bautismo. Es agua , símbolo de pureza y de vida, pedir a Dios que nos limpie el alma, esto no solo sucede una vez sino cada segundo

Amar a Dios sobre todas las cosas , amar al prójimo como a ti mismo

Ser como un niño; inocente, pequeño y humilde

Imitarlo , porque él es el Camino y la Vida

 

Bellas palabras sobre el Cielo y la eternidad :

“Él limpiará cada lagrima de tus ojos y la muerte ya no será más, ya no habrá más duelo ni llanto, pues todo lo que ha pasado quedará atrás.”

“Dios ha preparado un lugar para todo aquel que Le ama, un lugar que ojos no han visto , ni humano ha imaginado .”

Corintios

 

Estas lecciones son de mi  libro #Las12promesasdelalma, bajar una muestra gratis en HarperCollins Español : Bajar muestra gratis en este enlace,

Sharon M Koenig es también la autora de Los ciclos del alma, y de Desde Om hasta Amén, memorias de un camino espiritual