Untitled design-13

Tres pasos para hablar con Dios

Existen 4 niveles  en que las personas comúnmente se relacionan con Dios

1- No creerle

2- Temerle

3- Pedirle (la más común)

4- Permitirle (la menos común pero la más alta y eficaz)

La más alta es permitir a Dios. Pero… ¿Cómo hacerlo? Si inclusive pienso que siempre le permito.

¿Qué significa verdaderamente  “Haz Tu Voluntad” ?

Haz Tu Voluntad, son tres palabras que a veces tememos decir, pero que activan un sistema de navegación inteligente, una guía hacia la máxima expresión. Jesús hizo los más grandes milagros con estas tres palabras. La entrega no significa entregar nuestro libre albedrío, ni dejar de actuar, ni de tener sueños, ni dejar de ser responsables en nuestra vida, sino tener la humildad de pedir la sabiduría para que ese poder de elección que tenemos sea guiado por una fuerza mayor que lo dirija hacia nuestra más alta expresión. Para que guíe la luz,  en vez de nuestros deseos y reacciones automáticas, tenemos que entregar voluntariamente el control que de todos modos no tenemos.

Quizás sobrevivas sin la guía divina con tu propia voluntad limitada, pero aquí no hablamos de sobrevivir sino de vivir para cumplir tu más alto plan.

Tres pasos para activar este sistema de navegación poderoso :

1- Aceptar que solos no podemos tomar la mejor elección, que existe un poder mayor que nosotros más allá de nuestros sentidos limitados que nos ayudará a ver claramente. No podemos cambiar lo que no podemos siquiera ver. Cuando más felices creemos estar es cuando probablemente más guía necesitamos.

2- Activación: Dar permiso con nuestro libre albedrío al decir “Haz tu Voluntad”, el más poderoso código Divino por muchas razones.

3- Observarnos y agradecer. Actuar y elegir desde la humildad de saber que requerimos de esta ayuda en cada momento y vivir el ahora desde la paz y el corazón, dejando ir toda necesidad de obtener un resultado en particular, pero sin dejar de actuar.
Entregar…no tus sueños sino tus frustraciones, entregar no quiere decir que no darás el todo,es inevitable que cuando te toca el propósito hagas el máximo, y es que el amor no permite trabajos a medias. El amor se muestra por la excelencia, pero no por lucha y sufrimiento.

“El libre albedrío es el poder que Dios te brinda para que por tu propia voluntad regreses a Él una y otra vez. ”

book

(Nota: La ansiedad y el apego  es la señal de que retomamos nuestra propia guía personal limitada por nuestros sentidos y por nuestros deseos. Cuando esto suceda, simplemente decir : Te entrego de nuevo. Me dormí pero ya estoy despierto.)